Licencia del Ministerio del Interior Nº 2882

Legislación y Jurisprudencia

El Detective Privado es un profesional acreditado y habilitado por el MINISTERIO DEL INTERIOR, tras obtener un título universitario de tres años en los centros universitarios reconocidos por el Ministerio del Interior, que es quien finalmente otorga la habilitación profesional entregando la Tarjeta de Identificación Profesional (TIP) con el número de licencia oficial.

LEY DE SEGURIDAD PRIVADA, 5/2014 DE 4 DE ABRIL.

SERVICIOS DE LOS DESPACHOS DE DETECTIVES PRIVADOS

Artículo 48. Servicios de investigación privada.

1. Los servicios de investigación privada, a cargo de detectives privados, consistirán en la realización de las averiguaciones que resulten necesarias para la obtención y aportación, por cuenta de terceros legitimados, de información y pruebas sobre conductas o hechos privados relacionados con los siguientes aspectos:

a) Los relativos al ámbito económico, laboral, mercantil, financiero y, en general, a la vida personal, familiar o social, exceptuada la que se desarrolle en los domicilios o lugares reservados.

b) La obtención de información tendente a garantizar el normal desarrollo de las actividades que tengan lugar en ferias, hoteles, exposiciones, espectáculos, certámenes, convenciones, grandes superficies comerciales, locales públicos de gran concurrencia o ámbitos análogos.

c) La realización de averiguaciones y la obtención de información y pruebas relativas a delitos sólo perseguibles a instancia de parte por encargo de los sujetos legitimados en el proceso penal.

2. La aceptación del encargo de estos servicios por los despachos de detectives privados requerirá, en todo caso, la acreditación, por el solicitante de los mismos, del interés legítimo alegado, de lo que se dejará constancia en el expediente de contratación e investigación que se abra.

3. En ningún caso se podrá investigar la vida íntima de las personas que transcurra en sus domicilios u otros lugares reservados, ni podrán utilizarse en este tipo de servicios medios personales, materiales o técnicos de tal forma que atenten contra el derecho al honor, a la intimidad personal o familiar o a la propia imagen o al secreto de las comunicaciones o a la protección de datos.

4. En la prestación de los servicios de investigación, los detectives privados no podrán utilizar o hacer uso de medios, vehículos o distintivos que puedan confundirse con los de las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad.

5. En todo caso, los despachos de detectives y los detectives privados encargados de las investigaciones velarán por los derechos de sus clientes con respeto a los de los sujetos investigados.

6. Los servicios de investigación privada se ejecutarán con respeto a los principios de razonabilidad, necesidad, idoneidad y proporcionalidad.

Jurisprudencia


El TRIBUNAL SUPREMO define a los Detectives Privados como “TESTIGOS PRIVILEGIADOS”, quienes, además, proporcionan determinantes pruebas documentales, testificales y periciales. Así mismo, dicho Tribunal añade, en diferentes sentencias, que son “un instrumento dotado de exclusividad para el eficaz control por el empresario de los deberes exigibles al trabajador.” (Sentencia del Tribunal Supremo de 6 de noviembre de 1990).

El artículo 382 de la LEC, establece en su párrafo PRIMERO que las partes podrán proponer como medio de prueba la reproducción ante el Tribunal de palabras, imágenes y sonidos captados mediante instrumentos de filmación, grabación y otros semejantes. Al proponer esta prueba, la parte podrá acompañar, en su caso, transcripción escrita de las palabras contenidas en el soporte del que se trate y que resulten relevantes para el asunto. En su párrafo SEGUNDO se dicta que la parte que proponga este medio de prueba podrá aportar los dictámenes y medios instrumentales que considere convenientes y, finalmente, en el apartado TERCERO se indica que el Tribunal valorará las reproducciones a que se refiere el apartado PRIMERO según las reglas de la sana crítica.

Los DETECTIVES PRIVADOS son los únicos habilitados para obtener y aportar información y pruebas sobre conductas o hechos privados. Señala la Sentencia de la Sala de lo Contencioso-Administrativo del Tribunal Supremo, de fecha 19 de febrero de 2008, que la única figura que el legislador autoriza para la intervención en los diversos ámbitos materiales de la información e investigación privada es la de los DETECTIVES PRIVADOS, no cabiendo la de los Investigadores Comerciales o Mercantiles, que venían actuando al margen de cualquier tipo de regulación, legal o reglamentaria, y sin sumisión a ninguna forma de control administrativo.

Los DETECTIVES PRIVADOS están exentos del DEBER DE INFORMAR A LA PARTE INDAGADA de la existencia de la investigación que se halle en curso, y por la que se pueda ver afectada directa o indirectamente. (Resoluciones E-00128/2004 y E-00778/2005 de la Agencia Española de Protección de Datos).

La Sala de lo Contencioso-Administrativo del Tribunal Supremo, considera legal que un organismo público contrate a Detectives Privados para investigar a sus funcionarios durante su horario laboral, sin que ello vulnere el Derecho a la Intimidad.

Según sentencia del TS de 6 de mayo de 1993, no están vedados a los Detectives los sistemas mecánicos de grabación de imágenes, de innegable valor probatorio, siempre que su utilización se realice dentro de los márgenes marcados por el respeto a la intimidad y a la inviolabilidad del domicilio.

La labor del Detective Privado es la de aportar información y testimonios de manera legal sobre hechos sucedidos, captados fehacientemente con objetividad e imparcialidad en el instante en el que se producen, por lo que sus pruebas presentadas, no viciadas, reflejan lo que realmente existe: LA VERDAD, sin hipótesis ni elucubraciones. Así que, estos profesionales de la investigación, son considerados como una nueva figura procesal: la de TESTIGO PRINCIPAL. Igualmente, si el informe del Detective contiene consideraciones técnicas sobre el asunto y materia por él investigados, y tales apreciaciones técnicas se apoyan en conocimientos, el mencionado informe podrá ser considerado como dictamen pericial si reúne las condiciones que la LEC establece para esta figura y/o si ha sido designado en tal concepto por el Juez o Tribunal.